La Provincia de los Nueve Valles

Aquellos nueve valles que  ganaron la batalla al todo poderoso Mendoza, se configuraron en la Provincia de los Nueve Valles y recobraron en 1630, por un privilegio otorgado por el Rey Felipe IV, la facultad de ser regidos por sus propios alcaldes, elegidos por sufragio en los respectivos concejos abiertos.

Es por todo ello que los Nueve Valles se organizaron en común y redactaron unas Orde- nanzas que fueron aprobadas por Felipe IV en 1645.

Los Nueve Valles buscaron una sede propia para celebrar sus Juntas Ge- nerales y decidieron establecerla en el lugar de Puente San Miguel (antiguamente Bárcena de la Puente), vieja aldea que recibía dicho nombre por el puente sobre el río Saja.